Calidad Educativa

 

Un tema amplio y multidimensional no se puede tratar completamente en pocas líneas, sin embargo, el esfuerzo por hacer una síntesis tampoco significa quitar la exigencia en el análisis y profundidad en el argumento. Así que, de entrada, algunas preguntas: ¿Mi institución educativa ofrece una educación de calidad y por consecuencia influye positivamente en el desarrollo social? ¿Me considero un docente o directivo de calidad? Ya solamente la palabra educación se torna compleja, relativa, complicada, sin embargo, una respuesta meditada y sincera nos abre posibilidades de desarrollo humano, compromiso de poner en común los valores y cultura, impulsados por el puro deseo de experienciar el aprendizaje como docentes, discentes, administrativos.

Enseñar y aprender a partir de las propias experiencias de aprendizaje, a más de las metodologías posibles de aplicar, en un proceso en el que intervienen, la distribución y respeto del tiempo, liderazgo, gestión administrativa, uso de recursos y materiales, currículo y metodologías, competencias del docente, altas expectativas, etc.

Hasta 1996 se trabajaba con planes y programas de estudio. En 1997 se lanza la Reforma Curricular para implementar iniciativas, ampliar la cobertura y mejorar la calidad de la educación. En 2006 se aprueba el Plan Decenal de Educación con 8 políticas. Política 6 “Mejoramiento de la Calidad y Equidad de la Educación e Implementación del Sistema Nacional de Evaluación”. En 2010 la Actualización y Fortalecimiento Curricular y en 2016 se emite el Ajuste Curricular vigente mediante Acuerdo 020-A-2016. En noviembre del 2012 se implementan en el Ecuador los estándares de calidad educativa, en abril del 2017 se procedió con la primera actualización y la última en noviembre de 2017.

50 años aproximadamente. Hemos llegado al desafío mayor, que no es alcanzar la eficacia en los actos de cada día en el aula -si es que los hay- o en la gestión, o en la aplicación de las políticas nacionales educativas. Es la evaluación del cumplimiento, que no es trillado “cumplo y miento” del desarrollo, por medio de los estándares de calidad educativa, que; 1. Orienta al desarrollo de la personalidad de los estudiantes, es decir humanizar/nos se parte de una sociedad y cultura por efecto de la educación, en donde lo importante es qué aprendo/en NO que enseño. El saber de un docente, por supuesto el domino de su cátedra, pero sobre todo saber cómo o se aprende. La aplicación del modelo pedagógico interestructurante, dialogante, en mi opinión; para el desarrollo de las competencias básica en educación general básica, integrales en las distintas dimensiones humanas del alumnado. Parafraseando a Martin Hederger, lo importante es que aprendo no que enseño y qué significa aprender. 2. La formación, acompañamiento de los docentes y por qué no decirlo respeto. Experiencia docente no significa hacer lo mismo 30 años. Tener treinta años de esa  “experiencia” equivale a fracaso. No tiene nada que ver con calidad. Un profesional toma decisiones. La mejor entre otras y poco aplicada es la de colaborar que no es cooperar. Significa un empoderamiento, se basa en comunicación de cómo mejorar las conclusiones, de cuando el intercambio de funciones y materiales ayuda efectiva y eficientemente en los procesos de enseñanza-aprendizaje, comunicación de las responsabilidades del trabajo colectivo o individual; el compartir metas; logros; de asumir el rol que corresponde y desarrollar habilidades en equipo; tomar decisiones, solucionar conflictos juntos; aprender juntos; con liderazgo, comunicación y confianza. También se lo conoce del inglés como coworking. Sin dejar de lado discusiones, en el buen sentido claro, lluvia de ideas, co-autoría o Mentoring.

En este punto, cabe mencionar también el liderazgo de las autoridades institucionales, la gestión administrativa, punto importante del debate. Para Unesco (2005: 195), un “buen liderazgo escolar consiste en transformar los sentimientos, actitudes y opiniones, así como las prácticas, con objeto de mejorar la cultura de la escuela.”

Parecería que el liderazgo de la autoridad está más en lo administrativo que en lo pedagógico, pero no porque se lo quisiera, más por las circunstancias o el enfoque con el que se aplican. Nos queda 3. La gestión de los centros docentes. También hay estándares, lineamientos, directrices, legislación etc. Para ello, la relación sinérgica que se pueda establecer en base al desarrollo del núcleo fundamental como es el PCI y planes de mejora que se derivan de este y que da fundamento pedagógico a los demás componentes del PEI, con el modelo de aprendizaje que se quiera trabajar. Esto a veces provoca discrepancias al momento de tomar decisiones

Para quien pueda profundizar sobre esto puede consultar a: Aguerrondo (1996) es una de las autoras que ha puesto el acento sobre esta problemática y señala dos características interesantes, que son: Una organización que aprenda y una gestión que conduzca.

Hay que mencionar, aunque tangencialmente, el tema de educación e innovación, que parte y finaliza con lo que ya se ha mencionado rápidamente y se concretiza en un itinerario de acciones para generar una cultura colaborativa, a partir de una problemática. Por otro lado, culturas institucionales y presentes incluso alguna de ellas presente en la nuestra, serían el individualismo, la balcanización, la colegialidad artificial, y la cultura de colaboración, por enumerarlas.

Antes de abordar otro tema que tiene que ver con la calidad, presento un cuadro que muestra lo complejo del sistema educativo y sus características, las cuales las podemos abordar con algunos de los criterios vertidos en este artículo.

La parte legal LOEI y RLOEI, en donde se menciona sobre la calidad y en la Asamblea donde ya varios meses se discuten reformas a estos cuerpos legales, en lo que ojalá se ponga énfasis en la participación, compromiso y responsabilidades  de, padres, madres, representantes legales. El ente rector Ministerio de Educación, Distritos, de los cuales se desprende un voluntarismo que termina en activismo en las UE. Lo que definitivamente dificulta la calendarización y su aplicación. Hacer frete a la realidad y consensuar entre los distintos actores de la comunidad educativa, siempre acompañado de la pregunta si es pertinente y previo a la elaboración de cuerpos legales orgánicos.

La calidad de la educación la aseguramos todos, y el énfasis está en los niveles iniciales, con profesores bien pagados, sin aglomeración en las aulas y excesiva carga administrativa, con investigación e innovación, revisiones y flexibilidad en el currículo, evaluación continua, apoyo tecnológico y pedagógico, participación permanente de la comunidad educativa, liderazgo.

No he encontrado estudios que muestren resultados locales entre calidad educativa y PIB.

(Producto Interno Bruto) La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) informó que un rendimiento académico más elevado mejora el porcentaje del PIB. , Diario de León, 11/02/2016. PISA (Programme for International Student Assessment) define el bajo rendimiento académico, podemos decir calidad educativa, como la dificultad de enfrentarse a problemas complejos, por ello el desarrollo de competencias básicas en el currículo, la normativa legal y la revisión de distributivos respecto de las materias instrumentales. Esperemos que los resultados de los instrumentos de evaluación en nuestro país confirmen aunque no tengamos una serie histórica, resultados iniciales positivos. Para tener conocimiento y criterio en la toma de políticas educativas pertinentes, contextualizadas e integrales. No nos corresponde, cierto; por el momento, sin embargo, en principio,  todo docente es un actor político de cambio. ¿Qué hacer? Pues cada uno tenemos el privilegio, la responsabilidad, voluntad de dar calidad en las aulas.

No esperemos mucho del sistema. Interpretando a Aristóteles, nos llegan personas / estudiantes, y juntos nos humanizamos gracias a que está en nosotros la posibilidad de ofrecer aptitud, disposición, importancia, y más; sin arrogancia, como parte de una sociedad y cultura por efecto de la educación, la calidad la ponen los docentes día a día. Los docentes hacen el cambio. La educación de calidad, mejor si es con alegría.

Y por qué no, con una pizca de alegría.